Vari@s autor@s. LQSomos. Abril 2017

¡Cristo y María!…

Cristo se derramaba de sí mismo.
Cristo pedaba de dolor y orinaba de angustia.

El ocaso era más oscuro que la sangre.
La virgen sangraba semen de los senos y sangraba astillas de la cruz…

Su vulva se llenaba de viruta y se llenaba de costra:
los alacranes se arrastraban en la sangre y cantaban:
¡Aleluya! ¡Aleluya!
¡A aquél que viene Ateo del averno de Dios!
¡Aleluya a los escorpiones que tejen a la Virgen!

Cristo pedaba de dolor y orinaba de angustia!
(Las muñecas de cristal están llorando guata!)
¡Los alacranes se arrastran … contra el semen de la virgen!

Yvan Silén
Puerto Rico. 13 de abril de 2017

.-.-.-.-.-.

Aquì estoy

Aquí me tenéis
con este poema pobre,
con esta ira cabalgando a lomos de vuestra barbarie.
Aquí estoy,
esperando la patada que venga a desahuciarme,
esperando que vengáis a por mí por ser negra o puta o por quejarme.
Yo ya puse en claro mis cuentas,
ya dije quienes son los culpables,
ya escribí mil poemas
para señalar que el presente se llena de cuerpos
viejos y tiernos que viven a la intemperie.
Aquí estoy,
venid a buscarme,
arrancadme la lengua pa que mi voz calle y calle.
Llevadnos a todos presos,
puerta a puerta,
grito a grito,
hambre a hambre.
Todo un pueblo entre rejas

y fuera sólo cobardes.

Silvia Delgado Fuentes
.-.-.-.-.-.

Al amor tardío

Ya llegó la primavera
sobre el invierno tardío.
Llegó como una promesa
a mi corazón herido.
Volvió a brotar sobre su centro
el retoño renacido, como en la rama talada.
Una esperanza surgió como el primer
llanto de un niño.
También llegó la primera golondrina
revoloteando en el cielo de mi esfera.
Sobre la tierra casi mortecina
brotó el primer rayo de hierba.
Así llegaste, primavera…
Cuando el invierno me abrazaba
y la escarcha cubría mi costado,
apareciste tu como el deshielo.
Un nuevo canto despertó
en la orilla de mi desesperanza.
Era tu voz la que yo oía
despertar la primavera.
Era tu luz la que veía
asomarse feliz a mi tristeza.

Benjamín Lajo Cosido

.-.-.-.-.-.

¡Agua va!
(Vamos por el Agua de Vida)

En Zaragoza, en Zaragoza, paseando el río Ebro
Mi niña construyó un barquito de papel
Y en él escribió a un chico de su escuela
Por ver si quería casar con él.
Juegos y visos hacían el Pilar y el puente de piedra
Sobre el Ebro y, allí, vaya
Se me cayó el anillo de casado dentro del agua.
Cuando saqué el anillo me di cuenta de que el agua
Es un tesoro con el color del cielo
Agua dulce de manantial para surtir a los barcos
Para abrevar el ganado y darles vida
O para darles zumos o esencias a los frutos.
Que el espíritu de nuestros antepasados
Es llevado sobre las aguas, lo sabemos.
Como sabemos, también, que hay aguas amargas
Como las del Mar Muerto
Y aguas turbias y cenagosas por culpa del hombre.
De camino, en una orilla, vimos a un aguador
Pregonando: “Acarreo o vendo agua”.
Mi niña tiene sed, y yo le compro un vaso de agua
Diciéndole: agua no enferma, ni embeoda, ni adeuda.
Ella le apura de poco en poco
Metiendo su picardía en el vaso; y, cuando ya queda poco
Me arroja las últimas gotas a la cara
Diciendo con gracia ¡Agua va¡
Que me refrescan y me dan Vida.

Daniel de Culla

.-.-.-.-.-.

Modus vivendi

Yo vivo
como quien busca un galeón hundido en alta mar,
día tras día,
sin brújula y sin norte,
con un viejo mapa desgarrado como única certeza,
que reproduce a escala el último fraude
y la atroz belleza del primer fracaso.
Yo escribo
concelebrando la inicua naturaleza de lo inane,
sin fe y sin liturgia,
cuando todo es silencio alrededor
y nada significa alinear las palabras:
la única ascesis a mi alcance,
a falta de algún viaje a ningún sitio
o de un apasionado amor,
que olvidaré enseguida, como siempre,
porque no se parece a Pío Baroja
ni a don César de Echagüe.

Clotilde Tambroni (seudónimo). Del libro inédito La noche de las Águedas.

.-.-.-.-.-.

Y tenemos más:
– Poemas s-u-e-l-t-o-s
– Des-orden en poemas
– Poemas desorden(ados)
– Desordenados poemas
– Poemas, desorden, en
En desorden, poemas
Desorden en poemas
Poemas en desorden
– Batiburrillos anteriores, clic aquí

https://i0.wp.com/www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2016/09/poema-objeto-Joan-Brossa-LQS.jpg?fit=650%2C220https://i0.wp.com/www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2016/09/poema-objeto-Joan-Brossa-LQS.jpg?resize=150%2C110LQSomosDaniel de CullaMÁS AUTORESPoesíaSilvia Delgado FuentesYván SilénBenjamín Lajo Cosido,Clotilde Tambroni,Daniel de Culla,Silvia Delgado Fuentes,Yván SilénVari@s autor@s. LQSomos. Abril 2017 ¡Cristo y María!... Cristo se derramaba de sí mismo. Cristo pedaba de dolor y orinaba de angustia. El ocaso era más oscuro que la sangre. La virgen sangraba semen de los senos y sangraba astillas de la cruz... Su vulva se llenaba de viruta y se llenaba de costra: los alacranes...Cultura Libre, Comunicación Libre
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Reddit0Print this pageEmail this to someone