Giorgio Trucchi*. LQSomos. Julio 2017

El drama de las Lesiones por Esfuerzo Repetitivo (LER) en la agroindustria hondureña

Waldina Ayestas tiene 44 años. Es madre soltera de tres hijos y desde hace 13 años trabaja en el área de empaquetamientos de la finca Corozal 2, propiedad de Chiquita Honduras, donde contrajo el síndrome del túnel carpiano. Su vida cambió para siempre, pero ni la transnacional, ni las autoridades de salud aceptan que se trata de una enfermedad laboral.

En el área de empaquetamientos Waldina Ayestas ha desempeñado varias tareas, entre otras, seleccionar, poner el sello, empaquetar los bananos. Años sometida a los mismos movimientos sin ninguna posibilidad de rotación de puesto.

A los dos años de haber iniciado sus labores en la finca comenzaron los dolores.

“Las manos me dolían, se me dormían, se me inflamaban. Por la noche sentía un gran ardor en todo el brazo derecho que no me dejaba dormir. Sentí miedo porque no entendía qué me estaba ocurriendo “, dijo la trabajadora a La Rel.

Waldina asegura que entró a trabajar en perfectas condiciones físicas y que su enfermedad está directamente relacionada con el trabajo.

“Cuando me contrataron me hicieron todos los análisis y no tenía ningún problema de salud. Esta enfermedad me cambió la vida. No importa lo que diga la empresa, yo sé que la contraje en la finca”, manifestó.

Los doctores le diagnosticaron síndrome del túnel carpiano y tuvo que someterse a una cirugía. A los dos meses ya estaba de vuelta al trabajo.

“No dejaron que me recuperara totalmente, ni quisieron reubicarme. Volví a realizar los mismos movimientos que me enfermaron, y ahora estoy peor que antes de la operación”, dijo Waldina enseñándome su mano y su brazo inflamado

Un ejército de enfermos. Crónica de una enfermedad anunciada

Los sectores de la maquila y la agroindustria es donde las trabajadoras y los trabajadores contraen con más frecuencia enfermedades osteomusculares. Sin embargo, son muy pocos los casos donde la patronal y las autoridades de salud reconocen que se trata de enfermedades profesionales.

En el caso de Waldina Ayestas y de muchas otras compañeras de trabajo se trata de la “crónica de una enfermedad anunciada”.

“En repetidas ocasiones pedí a mi jefe inmediato que me reubicara, pero no escucharon. Dice que si no hay una orden médica tengo que seguir en mi puesto.
Trabajo de 7 de la mañana a 7 de la tarde y ya no aguanto el dolor. Ni siquiera puedo realizar las tareas domésticas y tengo que pagar a alguien para que me ayude en la casa”, lamentó.

Waldina explicó también que hay 16 trabajadoras más que sufren la misma situación y que ya fueron operadas.

“Muy pronto otras más saldrán afectadas. Sólo es cuestión de tiempo”, advirtió la trabajadora.

Formación, organización y lucha. La importancia del sindicato

Waldina y sus compañeras y compañeros de trabajo están afiliados al Sindicato de Trabajadores de La Tela Railroad Company (SITRATERCO), que es miembro de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Agroindustria (FESTAGRO).

“Estar afiliadas al sindicato ha sido fundamental. Nunca nos han dejado solas en la lucha”, dijo la trabajadora de Chiquita Honduras.

También agradeció a la Rel-UITA, la USTABH [1], la Red de Sindicatos de la MAQUILA y FESTAGRO por la organización del Taller sobre Seguridad y Salud en el Trabajo, impartido los días 2 y 3 de julio en San Pedro Sula por el especialista en Medicina Laboral, Roberto Ruiz.

“Ha sido enriquecedor, porque nos ayuda a entender la importancia de concienciarnos sobre estas problemáticas, al tiempo que nos anima a organizarnos para enfrentar juntos esta explotación que nos enferma”, concluyó Waldina Ayestas.

Notas:
1.- Unión de Sindicatos de Trabajadores de Alimentos y Bebidas de Honduras
* Rel-UITA
Más artículos del autor
Honduras-LoQueSomos

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/07/dolor-de-trabajadoras-agroindustria-honduras-loquesomos-.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/07/dolor-de-trabajadoras-agroindustria-honduras-loquesomos--150x150.jpgLQSomosGiorgio TrucchiHondurasEnfermedad laboral,FESTAGRO,Honduras,Lesiones por Esfuerzo Repetitivo,SITRATERCOGiorgio Trucchi*. LQSomos. Julio 2017El drama de las Lesiones por Esfuerzo Repetitivo (LER) en la agroindustria hondureñaWaldina Ayestas tiene 44 años. Es madre soltera de tres hijos y desde hace 13 años trabaja en el área de empaquetamientos de la finca Corozal 2, propiedad de Chiquita Honduras, donde contrajo...Cultura Libre, Comunicación Libre