LQSomos. Especiales. Mp3

El alcance de un poeta.

Cantan a Machado como si fuera una postal bonita, de paisajes. Que no han leído a Machado, es obvio. Y si lo han leído, no lo entienden. Esta «nación casi analfabeta, donde la ciencia, la filosofía y el arte se desdeñan por superfluos» convierte a Machado en un cicerone que besa a los niños y regala dulces. Hace tiempo, las grandes mentes de esa nación se toparon con cierto poema de Tristan Zara y se mordieron la lengua para no exclamar: «¿Pero cómo? ¿Qué pudo ver en él el padre de las vanguardias?». Buena pregunta, pero cómo (pueden ser tan ignorantes). Va Machado por el mundo y surge un día por dadá y otro en la Suite furlana de Pasolini, que empieza con este verso: «Mi juventud, veinte años en tierras de Castilla».

Setenta y cinco años después de su muerte, festejan a Machado sin conocer a Machado. No entienden el alcance del poeta. No quieren saber del prosista, envuelto en la bandera tricolor. En el último libro del hombre que se negó a abandonar Madrid cuando decían que Madrid iba a caer, se lee: «Pienso en España vendida toda» (La guerra, 1936-1937). Conocer a Machado es reconocer que España está enterrada en Colliure, advirtiendo a sus jóvenes contra los jóvenes sin juventud que, «ya maduros, mejor diré, ya podridos, levantan en la retaguardia de sus ejércitos mercenarios los estandartes de la reacción». Y en Colliure seguirán, Machado y España, hasta que la gente vuelva a ser República y se gane el derecho a pensar, como Carver: «Todo es perfecto, Machado está aquí».

Lo que entonces se pudo, hoy es una necesidad

Tras las elecciones del 19  noviembre de 1933, el triunfo de las derechas trajo consigo los que se vino a llamar el bienio negro.  Al igual que en la actualidad, la llegada a la derecha al poder fue nefasta para la República, del mismo modo que la llegada del partido monárquico neofascista español(PP) ha sido nefasta para el pueblo en general, como si hubiesen intentado plagiar lo ocurrido con la llegada al poder de las derechas en tiempos de la República, la principal misión de aquel parlamento fue acabar con todos los logros de la joven República, en ambos casos parece como si la única misión de la derecha sea volver al pasado, en deshacer los logros sociales del pueblo.  Posiblemente, lo ocurrido entonces y ahora, quien mejor lo resume es el propio Gil Robles: 

“Fueron muchos los patronos y terratenientes que en cuanto llegaron las derechas al poder, revelaron un suicida egoísmo, disminuyendo los salarios, elevando las rentas, tratando de llevar a cabo expulsiones (despidos) injustas v olvidando las desgraciadas experiencias de los años 1931 a 1933”.

Entonces la reforma agraria, quedó totalmente paralizada, ahora la Ley de la dependencia y los derechos laborales y sociales de todo tipo, como si entonces como ahora las derechas se empeñasen en un suicidio colectivo de España como nación. Ni entonces ni ahora vamos en dirección de ver la luz al final del túnel, al contrario vamos cuesta abajo y sin frenos hacia un negro foso, que puede dar como resultado último la desmembración de España como nación, sin ser eso lo más grave.

Aula Magna de la Facultad de Historia de la Universidad de Sevilla. Filas de bancas repletas de ciudadanos de todas las edades. Muchos escuchan en la puerta, en pie. Hay quien incluso se sienta en las escaleras de acceso al estrado, que acoge un busto adornado con claveles rojos, amarillos y morados. Sobre él, una amplia mesa cubierta por dos banderas: la andaluza y la republicana. En el centro, una de las voces más incómodas de los últimos años disecciona la situación y propone negociar un camino: la tercera república. Julio Anguita, que pasó por esas mismas clases cuarenta años atrás, tenía claro su objetivo:“Quiero hablar de la tercera república. Y no de cuando venga, sino de cuando usted y yo la traigamos”, dijo en una intervención en clave de desafío.

El diagnóstico

Anguita propone una tercera república que sepa responder a lo que considera una gran crisis de civilización. “No es una crisis económica, estamos ante algo muchísimo más gordo, más importante, más grave”. Un escenario de fin de régimen en el que se enfrentan los dos grandes pilares del sistema, capitalismo y democracia representativa. “Hasta ahora, el poder económico y las instituciones han estado echando un pulso. Pero ese pulso lo ha ganado el poder económico”, aseguró el andaluz, “cuando un gobierno dice yo ya no puedo hacer nada porque los mercados lo dicen, la democracia representativa es una farsa”.

“El poder político no tiene fuerza. ¿Quién manda? La U.E ha quedado en dos nombres: Draghi y Merkel”

Estoy convencido de que a la Infanta le irá bien”
(El presidente Rajoy en televisión)

Para que en una democracia representativa, constitucional y parlamentaria, prosperen tretas jurídicas como la “doctrina del amor” es necesario que la Justicia valga “menos que el orín de los monos”, que decía el trasterrado León Felipe.

Lo que caracteriza a un régimen feudal de otro democrático es que en el primero prevalece la voluntad de una familia, casta o clan sobre el interés general. Es decir, es un sistema oligárquico que presupone que lo que es bueno para un solo estamento o individuo, caudillo, rey o führer, (“Estoy convencido de que a la Infanta le irá bien”) es bueno para todos, síntoma evidente de que ese país funciona como un cortijo y no como una nación de ciudadanos libres e iguales ante la ley. Eso es lo que, mutatis mutandis, acaba de escenificarse con la declaración in albis de la Infanta Cristina en el procedimiento del “caso Nóos”. O sea, el reiterado y monotemático no sabe, no contesta, y el manido recurso a la “doctrina del amor” para tomar como gananciales lo que su marido y socio paritario en Aizón afanaba en sus presuntos desfalcos, remite más a una república bananera, zarandeada por el despotismo, el nepotismo y la mangancia, que a un Estado de Derecho.

La Cristina me caía a mí mejor que la otra, es decir, que la ... Bueno, eso, dejémoslo ahí. En su día los medios la vendieron como una joven hacendosa con su puesto de trabajo allí, en La Caixa. Pensé que podría ser como una de esas princesas noruegas que salen a hacer la compra en bicicleta, sin escolta. Pero todo era imagen. Por su despacho solo ha debido pasar para hacerse fotos y a día de hoy hasta el ratón de su ordenador es un completo desconocido para ella.

¿Y qué decir de él, de ese chavalote que despide salud y aparenta no haber roto nunca un plato, de ese noble deportista para quien lo importante no es ganar, sino competir? También parecía mejorar al otro, al Marichalar, si bien eso tampoco quería decir mucho. Cuando se casó, el diario Egin dio la noticia en un recuadro de dos centímetros por dos reseñando: “El deportista vasco Urdangarín se casa”. Ni pío sobre su señora o su suegro. ¡Qué poca consideración! Los medios vendieron una imagen de parejita modosa y sencilla y muchos picamos. No escarmentamos ni a tiros.

La siguiente decepción me la llevé con la directora de cine Pilar Miró. La Casa Real le propuso hacerse cargo de la transmisión de la ceremonia de la boda y ella aceptó. Aquello fue algo en plan inauguración de Juegos Olímpicos y visita del Papa, todo a la vez. Sencillamente vomitivo. En mi ranking particular la pasé de la casilla “a” de personas admiradas a la de la “p” de pesebreras. Me parecía imposible que quien había dirigido “El crimen de Cuenca” se prestara ahora a estas horteras fastuosidades. La vida te da sorpresas.

El amor es ciego y la justicia es ciega. Entre invidentes anda el juego de todos estos días Mientras estos lujos (lujo del amor y lujo de la justicia)se diseminan por doquier, los huesos "paseados al amanecer" por los paredones de España se olvidan en la profundidad anónima de las zanjas; una desmemoria acordada, como otras muchas, en aras de la concordia y el parné. "Si los descamisados no tienen pan, que coman galletas", dijo la fulana rutilante de Luis XVI, el último borbón descabezado en Francia. "Si los desahuciados no tienen dónde vivir, que se las arreglen como puedan", aunque por aquí no ruedan cabezas ni del "sursum corda". A los lisiados de magra pensión ya los visitará la reina con la sonrisa postiza y Letizia con su rictus ortopédico.

La infanta no veía la pasta del economato Urdangarín porque no la palpaba la moneda. Ella no cocina, solo firma la acogida de verduras por los ceros de las varitas mágicas y el mucho amor de hadas. Su firma iba y venía por las opacas cuentas bancarias como las simpáticas golondrinas del cursilón poeta. Capitalitos cegados a cal y canto en el país del reloj de cuco.

Banner
  • ACTUALIDAD
  • GENTE
  • HUMOR

#AberriEguna2014 Iruñeako manifestazioa

¿Quiénes fueron los francotiradores Maidan? Ucrania

Fanfarria Taquikardia

 

Jueves, 14h30. Habla el Presidente del BCE, Mario Draghi. El Consejo ha dejado igual los tipos de interés. Dice Draghi que la perspectiva de una baja inflación está basada en una economía débil y que si hace falta, el BCE estaría de acuerdo en aplicar medidas no convencionales, la famosa compra de activos (estímulos monetarios) de los que veníamos hablando aquí..

 

LA VIÑETA

ENCUESTA

#MarcaEspaña ¿Quién de ell@s la representa mejor?

INFOGRAFÍA

¡Campeones en Europa!

Últimos Comentarios en Especiales

HABLAMOS

Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) English French Galician German Greek Italian Portuguese Russian

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons

Homepage-Sicherheit