LQSomos. Especiales. 8 de Marzo Día Internacional de la Mujer

Tiene muchísima trascendencia que el diccionario de la Real Academia, que es la máxima autoridad en la Lengua Española, defina lo ‘femenino’ como débil y lo ‘masculino’ como lo contrario es impresentable.

Teresa San Segundo, directora del Centro de Estudios de Género de la UNED, plantea que el lenguaje configura el pensamiento”, de modo que “lo que no se nombra, no existe”. Con ello se refiere a la ausencia de definición para ‘feminizar’ en el diccionario de la RAE.

La búsqueda del término en su versión online dice que no existe esta palabra y sugiere consultar ‘demonizar’ o ‘feminidad’, porque “tienen formas con una escritura cercana”, dice

“Que ‘feminizar’ no exista supone que ni siquiera se contemple la posibilidad de que se puedan dar atributos femeninos a algo, mientras que darlos masculinos sí es posible”, denuncia la experta San Segundo

La doctora en Filología Románica por la Universidad de Barcelona, Eulalia Lledó, afirma que la RAE continúa incurriendo en definiciones que “yo diría especialmente desagradables”, señala. En su opinión, casos como el de ‘feminidad’ como lo “débil” revelan por sí mismos.

La soberanía alimentaria, el derecho de los pueblos a decidir el propio sistema de alimentación y producción, emerge desde el cuidado ancestral de las mujeres por las semillas. Sin acceso al crédito o a la titularidad de los terrenos, alimentan al 70 por ciento de la población del Sur, mientras las transnacionales luchan por controlar el negocio.

Tembi’u rape’ es el programa de la televisión guaraní que muestra los ‘caminos de la cocina’ paraguaya. Conduce a la audiencia hacia unas formas de alimentación tradicionales cada vez más olvidadas. Enclavado en el corazón de América del Sur, entre potencias como Argentina y Brasil que han controlado su economía y por ende su producción y su alimentación, a través de la soja y la ganadería, Paraguay es un claro ejemplo de cómo el modelo productivo puede transformar el paradigma económico, ideológico y social de un Estado.

“Las estadísticas muestran que apenas el 2 por ciento de la tierra está en manos de campesinos, campesinas y comunidades indígenas. El resto está controlado por empresas del agronegocio o por grandes terratenientes que se dedican a la producción ganadera y de soja, o a algún tipo de grano que se rige bajo el mismo modelo: producción a gran escala, con semilla transgénica, con introducción de tecnología mecánica y uso intensivo de agrotóxicos. Todo ello trae aparejado la deforestación masiva de grandes extensiones de terreno, deterioro del medio ambiente, del suelo, desplazamiento forzoso de las comunidades. Y las que llevan la peor parte son las mujeres”, resume, como si fuera sencillo, la presentadora de ‘Tembiù Rape’ e integrante de la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Conamuri), Perla Álvarez.

El cine realizado en África y sobre África se escribe en presente y en femenino. Han quedado finalmente atrás décadas en las que la presencia de directoras en los listados de películas africanas era meramente anecdótica. Para disfrute de espectadores y gozo de críticos y programadores, su incorporación ha producido una revitalización y enriquecimiento de la producción del continente, imposible ya de etiquetar sin incurrir en errores de bulto y simplificaciones innecesarias. Desde la ficción y el documental, sirviéndose del formato del corto y en el mundo más ambicioso de los largometrajes, las mujeres están afianzándose en el mundo del cine a marchas forzadas.

Prolífica y perseverante, observadora y comprometida con los problemas sociales y culturales africanos, la periodista, productora y directora Lovinsa Kavuma es un buen ejemplo de este cine firmado por mujeres. 

Británica nacida en Uganda, su último documental titulado “Curse of an Addict” (2013) está a punto de ponerse en circulación en festivales de cine internacionales. Sin buscar la complacencia del espectador ni la mirada paternalista de las instituciones de cooperación, la directora, cámara al hombro, nos cuenta la historia de Seif (1982-2012), un joven heroinómano de Zanzíbar. En un país en el que una de cada diez personas abusa de esta sustancia, Lovinsa se adentra en la realidad social que rodea la drogadicción para prestar atención al sometimiento de los hombres y mujeres de la idílica isla a unas creencias ancestrales en las que el Islam ha hundido sus raíces para reapropiarse de supersticiones y miedos. El ocuparse del abuso de la droga y analizar el papel oportunista de la religión en la reinserción social demuestran el esfuerzo de Lovinsa por colarse en ámbitos marginales de la producción audiovisual contemporánea africana.

Nuevamente el sin sentido recorre una ciudad, no importa cual o donde este situada, el hecho es idéntico en cualquier lugar. Un "hombre" (1) con un claro complejo de inferioridad, decide utilizar la violencia, contra la mujer, violencia extrema que lleva a esta a la muerte, motivo, el sentido de propiedad que sienten "algunos hombres" sobre las mujeres. Cuando ellas deciden acabar una relación en uso de la libertad intrínseca que posen, son agredidas y asesinadas.
 
Son ya demasiadas las victimas, y el nunca más que gritamos cada vez que ocurren hechos semejantes, son palabras que se lleva el viento.
 
La mujer sigue sufriendo y sintiendo la violencia del hombre sobre si misma. Se dictan leyes, se lazan campañas para sensibilizar a la sociedad sobre el tema. Una sociedad que proclama la igualdad de sexos, pero que mantiene en vigor leyes que hacen que a igual trabajo no se cobre el mismo salario, una sociedad en que las mujeres que cursan estudios superiores, es sensiblemente más alto que el que cursan los hombres, pero que pese a su valía y dedicación son escasas las que alcanza puesto de responsabilidad en todos los sectores de la sociedad, mujeres que se ven utilizadas una y otra vez por la publicidad encasilladas en puestos floreros a veces utilizadas de forma denigrante.
Y cuando despertamos... Las mujeres habíamos dejado de ser noticia. Tras el auge informativo que produce el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, su presencia en los medios se va desvaneciendo al pasar de los días. Nuevamente reaparecerán hasta el próximo día internacional, cuando otra vez volvamos a ser noticia.

Sin duda que el 8 de marzo se convirtiera en agenda informativa es un logro que costó esfuerzo conjunto de las feministas y periodistas.
 
Hace tres décadas ni en sueños los medios de comunicación tenían en sus previsiones informativas la cobertura del Día Internacional de la Mujer, que dicho sea de paso no se celebra el ser mujer, como en algunos casos se ha distorsionado. Lo que se conmemora es la lucha de las mujeres por el reconocimiento a sus Derechos Humanos.

Caminar solas por la calle sin la compañía de algún familiar masculino, rechazar al pretendiente propuesto por los padres, no lograr concebir un hijo varón o, simplemente, no saber cocinar. Por cualquiera de estos motivos, decenas de mujeres son atacadas con ácido cada año en las zonas rurales de Pakistán...

Banner
  • ACTUALIDAD
  • GENTE
  • HUMOR

Si te pega es maltrato, denúncialo... 

 

TMB es burla de les peticions de Stop Pujades

 

 

Fanfarria Taquikardia

 

Jueves, 14h30. Habla el Presidente del BCE, Mario Draghi. El Consejo ha dejado igual los tipos de interés. Dice Draghi que la perspectiva de una baja inflación está basada en una economía débil y que si hace falta, el BCE estaría de acuerdo en aplicar medidas no convencionales, la famosa compra de activos (estímulos monetarios) de los que veníamos hablando aquí..

 

LA VIÑETA

INFOGRAFÍA

#MarcaEspaña

Últimos Comentarios en Especiales

HABLAMOS

Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) English French Galician German Greek Italian Portuguese Russian

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons

Homepage-Sicherheit