LQSomos. Reflexión

Me gustaría hablar bien de Charles Dickens con ocasión del centenario de su muerte; el mundo literario se une para rendirle honores por formar parte de la media docena de genios más famosos de nuestro gran legado poético, dramatúrgico y novelístico. Tener que dirigirme a ustedes esta noche para acusar a tan inmortal figura de… la palabra se me atraganta, pero es necesario pronunciarla… de vampirismo me resulta repulsivo y desagradable, pero no me queda otro remedio, puesto que Dickens ha proyectado esta aborrecible sombra sobre el jardín de Massey College.

Esto fue lo que sucedió:

Era la mejor de las épocas, era la peor de las épocas, era la edad de la sabiduría, era la edad de la locura, eran tiempos de credulidad, eran tiempos de incredulidad… (1) En pocas palabras, era principios del trimestre de otoño del año 1969. Recibí al grupo de nuevos profesores ayudantes de cátedra y, entre los aproximadamente treinta y cinco que eran, algunos me llamaron la atención inmediatamente… pero lo que voy a relatar no se refiere a ninguno de ellos. No, porque Tubfast Weatherwax III (2) no poseía ninguna cualidad que despertara interés o lo mereciera. Era un joven anodino que no destacaba físicamente por nada en particular, yo conocía su historial, pues el Consejo de Selección de la Facultad lo había examinado a fondo. Venía de Harvard, era un joven estadounidense, de alta cuna, como lo indicaba claramente el ordinal unido a su nombre. Sabíamos que su madre era una Winesap de Boston. Sin embargo, el joven Weatherwax llevaba con sencillez e incluso con modestia lo que por cortesía suponíamos que era (en sentido republicano) un linaje noble.

Yo, señor, no soy un bibliófilo, aunque no me faltarían motivos para serlo.

Me gustan los libros. Tengo algunos libros: insuficientes para abarcar el saber humano. Para limpiarles el polvo, muchos.

Compro libros... regalo y me regalan libros...

Cojo libros prestados en la biblioteca, que devuelvo lo más puntualmente que puedo... E incluso, más de una vez, he salvado a algún libro de la muerte, de la muerte libresca de los libros.

Y si me he decidido a escribir estas cuartillas es porque, desde hace algún tiempo, vengo observando una campaña, sorda y machacona como un dolor de muelas, de desprestigio hacia los libros. Hacia los libros de tomo y lomo, los libros presenciales, analógicos, los de toda la vida, al menos desde Gutenberg. Los libros que sirven para leer y para calzar un mueble cojo. Los libros forrados y los libros sin forrar. Los libros dedicados y los sin dedicar. Los libros, libros.

Y todo ello, para favorecer al libro digital. Al libro electrónico y extraplano cuya presencia entre los usuarios del autobús y del tren de cercanías -los verdaderos lectores de este iletrado país- es una realidad indiscutible.

El corazón del poeta / es una abeja que se devora / a sí misma.
Yván Silén
 
Se nos dice que la yuca humanitaria que están probando en Isabela [PR] nada tiene que ver con los intereses de lucro de la industria de biotecnología. Pero, ¿cuán independiente es esta yuquita?
Carmelo Ruiz Marreo
 
Vengo de tocar en otra parte, estuve tocando con un saxo que me prestaron, un saxo increíble por lo viejo y gastado, con iniciales de nácar y una boquilla casi inservible. Olía a incienso de iglesia, te das cuenta, tocar en él era...
Julio Cortázar

Novela. Prendo el libro, La casa de Ulimar (1988); abro la luz. Según leo, las páginas se oscurecen. Pronto, la novela se multiplica en tres historias simultáneas. Tres espacios y tres tiempos diferentes. El presente en Nueva York. El pasado medieval en España. La antigüedad bíblica: Jesús.

Los narradores se multiplican a la velocidad de los peces. Los boricuas en Nueva York… El Cid en España... Jesús y María por las arenas y las piedras...

Jaén se queda con el legado de Miguel Hernández ante el desinterés del ayuntamiento de Elche

El legado de Miguel Hernández estaba condenado a la oscuridad de una caja fuerte porque el ayuntamiento de Elche gobernado por el PP decidió no continuar con las gestiones con la familia del poeta alicantino para que se expusiese y guardara en tierras alicantinas. Posturas irreconciliables y diferencias con la alcaldía de Elche han hecho que su legado saliese de la tierra que vio nacer a Hernández, según informa hoy elplural.com

La Diputación de Jaén acuerda adquirir el legado
Ante ello la familia y los herederos decidieron hacer gestiones ante la Junta de Andalucía y la Diputación de Jaén para que esa provincia, tan unida al poeta por el nacimiento de su esposa y por las largas temporadas que allí pasó “adoptara” su legado. Y así ha sido por fin. Miles de documentos abandonarán su enclaustramiento en una cámara acorazada de un banco. Toda esta documentación compuesta por más de 5.000 documentos, manuscritos y objetos personales se quedarán en Quesada, municipio natal de la esposa del poeta, Josefina Manresa. La obra y documentos, muchos de ellos inñeditos, del autor de “Andaluces de Jaén” descansarán en paz en Andalucía gracias al acuerdo adoptado por la Diputación de Jaén y los familiares del poeta.

Hace poco, mientras que reflexioné sobre la fascinación y la poesía, comprendí que la literatura en todas sus formas es la ciencia de los sentimientos. ¡Y qué poco conocemos al respecto!.

Las poesías, las novelas y el teatro no sólo nos hacen sentir al conmovernos con sus mensajes. El arte de escribir siempre señala hacia un sentimiento, que generalmente nos remite al nuestro. Parecen historias o metáforas, pero son retratos de sentimientos, otras veces cuadros de acuarela, caricaturas a veces, pero describen qué es sentir y descubren nuevas formas de hacerlo. Incluso podemos inventarlos que que sean reales. Sí, a veces se descubren sentimientos nuevos. Hay que conocerlos, no sólo sentir su eco y vivir lo que sentimos confundiendo lo que es… Porque de tal error parte que sentir se convierta en un sufrimiento, unas veces visible, las más de las veces callado.

El gran error de nuestro mundo es haber llevado los sentimientos al mundo… al de la eficiencia, al de los logros, al del mercado social, como antaño se llevaron a la religiosidad, o a la causa revolucionaria de turno… y no hemos logrado que sean tal cual, de hecho no los conocemos, porque el fracaso del sentimiento no es no lograr la relación con la persona sobre la que vertemos un sentimiento determinado, sino que el fracaso es no sentir. Tal es el drama la sociedad humano a lo largo de la Historia: convertir los sentimientos en creencias o, sucede como hoy, tecnificarlos. La poesía hace que podamos ver este acné del sentimiento, rebelándose e intenta lanzar los sentimientos a la vida y a cada cual. Pero hay que entender y conocer qué es el sentimiento, aceptar que parte y mana de uno mismo sin control y busca en quien depositar sus sensaciones. Y, sin embargo por el contrario,el amor se construye y crecey se ama en la relación, porque amar depende de la voluntad y se hace sentimiento. Pero en la palabra “amar” metemos muchas percepciones, ideas y sentimientos que no lo son.

Literatura, prensa.

No sé si lo que leemos me jode más o menos que a ti, lector sólo lector, pero seguro que me jode particularmente en el sentido de que, lo que en ti es lectura, en mí es lectura y trabajo. Bueno, trabajo; corrijo: profesión, palabras de exilio que, por su cortísima frontera remunerada, renta hoy para el alquiler de un catre y la imaginería del propio trabajo, oh sagrado icono del diccionario técnico, oh virgen de dónde va este cable, oh Judas del teclado oídio, que es hongo de la vid. Como ves, a mí ni me importa el lenguaje que muchos creen de la información y yo creo de la manipulación; me explico: lo que te chirría, el arañazo de la pizarra, no es tanto el sonido de tantos diciendo las mismas cosas como de tantos diciendo (lo que sea) del mismo modo. La forma también es una opinión del mundo. Te cantan la misma canción día y noche, cambiando la letra y, aunque casi todo en ti lo dé por bueno, te falta el casi. Por una caña que nunca pagaré: ¿qué vende el reaccionario de camisa de cuadritos, el reformista de camisa de cuadritos, el revolucionario de camisa de cuadritos y el transversal de camisa de cuadritos? oralc ,sotirdauc ed sasimac :atseupseR. Pero no seré yo quien grite: ¡A deconstruir!, tremenda payasada. Yo grito: ¡A desalambrar! la historia entera de la literatura y desde luego de la prensa. Cuidado con acostumbrarte a la misma canción. Y no digo más.

Escritor y traductor literario. Editor del diario La Insignia

Otras notas del autor

Banner
  • GENTE
  • ACTUALIDAD
  • HUMOR

GAZA: FURIA y ORGULLO

 

Francotirador israelí mata a voluntario

¿Quién está detrás de PODEMOS?

La guerra por el petróleo y el gas continúa
Gaza es invadida sencillamente para lograr el control del yacimiento de gas Gaza Marine (30 mil millones de metros cúbicos). Vean dónde está situado.

 

LA VIÑETA

INFOGRAFÍA

POBREZA INFANTIL EN EUROPA

Últimos Comentarios en El Palabro

¡PALESTINA LIBRE!

HABLAMOS

Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) English French Galician German Greek Italian Portuguese Russian

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons

Homepage-Sicherheit