LQSomos. Lo Que Viajamos

Después de nuestra graduación de bachillerato, dos amigos y yo decidimos que trabajar en un campamento de verano nos aportaría experiencia para nuestros futuros estudios en el extranjero.

Debatimos por algún tiempo a donde ir y qué hacer, pero mientras debatíamos en dónde nos divertiríamos más, si caminando por la selva tropical del Amazonas o cruzando el Tíbet en 3 semanas, se nos vencieron todos los plazos.

Nuestra salvación fue una maratón de fotos en Islandia, propuesta por un consejero académico de la American College en Sofía. Lo cierto es que terminó siendo el mejor verano que hubiésemos podido imaginar.

Por la módica suma de 240 dólares, la maratón de fotos de 3 semanas en el Tíbet estaba organizada por una ONG (un viaje al Tíbet cuesta 7 mil, sin contar los tiquetes aéreos). Ese precio era raro entre los altos precios que tenían los paquetes turísticos para Islandia. Compramos los tiquetes inmediatamente.

Recientemente he encadenado dos eventos dedicados al turismo responsable. Por un lado, el Congreso de Ética y Turismo de la OMT, que ya comenté,  y por otro, Futuralia, un acto organizado por Nexotur, un medio de comunicación para profesionales del turismo.

En ambos casos -salvo excepciones- no se comentaron los impactos negativos del turismo, las malas prácticas de la industria turística fueron obviadas y los errores de planificación turística parece que a todos pasaron desapercibidos. En cambio, nunca se deja de subrayar el papel de motor económico y social del turismo así como se transmite la imagen de que las empresas turísticas se están tomando muy en serio ser más sostenibles y responsables.

Esta óptica alineada con la gran industria turística y el poder político se debe, simplemente, a que los organizadores de estos eventos no son otros que las grandes empresas y el gobierno, que cuentan con recursos para organizarlos. Además, de los pequeños propietarios y empresarios, la sociedad civil es excluida sistemáticamente de estos foros y por lo tanto sus puntos de vista son excluidos del debate.

Los sindicatos del sector no pueden aportar su perspectiva de las condiciones laborales en el turismo. Las organizaciones ecologistas no pueden exponer su visión sobre los impactos medioambientales del turismo y su contribución al cambio climático. Las comunidades locales afectadas por el desarrollo turístico no pueden compartir su propia experiencia. O, incluso, los propios turistas no pueden hacer valer sus quejas a través de las orgainzaciones de consumidores.

La OMT es agencia de las Naciones Unidas para el turismo que apenas tiene en cuenta a la sociedad civil. Las ONGs que trabajan con el turismo son excluidas incluso de las labores consultivas, que sí disfrutan en otras agencias de la ONU. Por ello, se ha lanzado la campaña “es hora que la OMT abra sus puertas a la sociedad civil“.

En aquel agosto de 2003, donde los apagones son sonados en el imperio del mundo y más de treinta horas en la oscuridad suponen millones de perdidas en no sé que moneda... Los Cíclopes, encienden su tercer ojo y me llevan a través de la memoria a recorrer el camino de oscuridad de las minas asturianas.

El Museo de la Minería y de la Industria, ubicado en Langreo (Asturias), activa el imaginario infantil y juvenil de mi mente. Las imagines, se superponen unas a otras y asisto a los funerales multitudinarios que presencie con la normalidad del pago obligado del minero que extrae las entrañas de la tierra.

En este paseo a lo oscuro, con jaula que simula seiscientos metros de inmersión en la mina, veo a mis progenitores, enfangados de barro y carbón, en posiciones extremas para sacar la beta del mineral que nos dará de comer y nos hará llorar las perdidas a través de las emociones más primarias.

Recorro las galerías y bajo las rampas apoyada en la mampostería, mientras los ruidos de los martillos hidráulicos, el choque de los vagones en las vías, el picar el carbón, se confunden con el sonido en estereo, que sale al exterior, de las jaulas, los compresores, los lavaderos, las sirenas... el cantar de la maquina, el hollín de las ventanas, las fachadas y ese teñir de gris Las Cuencas, mientras, el rió corre negro por El Valle. Veo a mi padre, con su tercer ojo encendido, comiendo el bocadillo y apurando el trago de vino sentado en "su punto" mientras conversa en humor negro con "su güaje" de mina. Asisto a la muerte en grupo y oigo hablar del grisú y sus explosiones, en las largas esperas a boca de mina y "hospitalillos", según van sacando a los enterrados. Mi madre, hace recuento de viudas en su portal de veinte vecinos y con la pasmosa costumbre que da el hábito, cuenta cuatro parejas completas, de las que dos son hijos de padres y madres que ya no existen. Mi tío, retirado del carbón hace más de veinte años, nos contó su primer día camino de la mina y sus sentimientos encontrados de miedo y contento por tener trabajo. Acababa de cumplir 16 años.

Chiloé está ubicado a 1186 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

Comprende principalmente una gran isla, la isla Grande de Chiloé, además de un gran número de islas e islotes menores con bastantes canales secundarios que comunican las distintas islas.

El Archipiélago de Chiloé es una tierra mística, llena de tradiciones y magia, plasmada en su gente, costumbres y mitología. Ubicada en el Sur de Chile, en la Décima Región de Los Lagos, cuenta con una fuerte cultura local e identidad territorial, junto con una biodiversidad que aún se conserva. Precisamente por estas razones, se ha convertido en el epicentro de importantes actividades culturales de carácter nacional e internacional, así como en un importante destino turístico, donde miles de personas la visitan cada año para vivir personalmente la cultura, las tradiciones y la mitología en un marco de paisajes y naturaleza prístina que aún sobreviven en esta isla.

Chiloé es una transformación de Chilhué, la adaptación al español de Chillwe, palabra que en mapudungun (idioma mapuche) significa "lugar de chelles". Los chelles son llamados también cáhuiles o gaviotines, son unas aves blancas de cabeza negra, muy frecuentes en las playas del archipiélago.

“Simplificación de la normativa ambiental”, “agilizar trámites”, “ir de la mano de los empresarios”, etc. El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAAM), Miguel Arias Cañete, ha anunciado una reforma de la Ley de Costas que ha hecho sonar las alamas de los grupos ecologistas y hasta de los propietarios afectados por la norma, que ven en este anuncio la intención de abrir la puerta a nuevos negocios urbanísticos en los tramos de costa que aún quedan libres y olvidarse de los problemas de los pro- pietarios de viviendas.

Aunque aún no se saben todos los detalles, lo que Arias Cañete ya ha dejado claro es que su objetivo prioritario es “compatibilizar la protección del espacio natural con actividades eco- nómicas que creen empleo y riqueza”. Para ello ya ha anunciado que aumentará el plazo de las concesiones para los propietarios, la posibilidad de vender derechos de ocupación de las concesiones, mayor flexibilidad para realizar obras en la costa, la apertura a nuevos usos del litoral, posibles cambios en los criterios para definir un terreno como de dominio público, la desprotección de las zonas que se consideren ya degradadas y agilizar los trámites para su desprotección. En resumen: más libertad para que se pueda sacar dinero de la costa.

Área protegida municipal Ibare Mamoré,  Trinidad, Bolivia.

Una noche estrellada junto al río en la cubierta del barco Reina de Enín. Dos músicos regalan boleros amorosos, de esos que te abrazan, mientras las aves y demás habitantes del monte parecen hacer los coros. El aguardiente se apura a sorbos helados para refrescar el calor del cuerpo cuando los reflejos de la luna saltan, plateados y juguetones, sobre las suaves olas del Mamoré. La brisa, las sonrisas y esa tan poco frecuente sensación de plenitud nos hace preguntarnos... ¿Cómo es que terminamos en el paraíso?

Llegar  hasta las mieles del Área Protegida Municipal Ibare Mamoré, en el municipio de Trinidad, la capital del Beni, es mucho más sencillo de lo que parece. Por ejemplo, nos dejó el avión que partía a las 07.00 de La Paz. Por suerte, Aerocon —declarada “Línea Aérea Bandera del Beni” por la Gobernación del Departamento— tiene 55 vuelos diarios a 10 destinos en el país, con el epicentro en Trinidad, así que nos fuimos  sin líos en el vuelo de las 10:00h.

Tras 55 minutos de viaje, el primer anfitrión trinitario es el calor. Si bien el principal objetivo es visitar el Área Protegida Municipal Ibare Mamoré, la Dirección de Desarrollo Turístico de este municipio busca crear un circuito turístico completo que posicione a Trinidad como un destino para bolivianos y extranjeros.

Banner
  • ACTUALIDAD
  • GENTE
  • HUMOR

Si te pega es maltrato, denúncialo... 

 

TMB es burla de les peticions de Stop Pujades

 

 

Fanfarria Taquikardia

 

Jueves, 14h30. Habla el Presidente del BCE, Mario Draghi. El Consejo ha dejado igual los tipos de interés. Dice Draghi que la perspectiva de una baja inflación está basada en una economía débil y que si hace falta, el BCE estaría de acuerdo en aplicar medidas no convencionales, la famosa compra de activos (estímulos monetarios) de los que veníamos hablando aquí..

 

LA VIÑETA

INFOGRAFÍA

#MarcaEspaña

Últimos Comentarios en De Viaje

HABLAMOS

Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) English French Galician German Greek Italian Portuguese Russian

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons

Homepage-Sicherheit