Yván Silén. LQSomos. Octubre 2014

san juan Yvan Silen

La ciudad, de adoquín en adoquín,
se ha podrido contra el cielo. Los muertos
vigilan las murallas, los muelles y los trenes.
Los escritores negros y los escritores blancos se

tecan: los zorzales devoran los
coquíes. Los cuatros, las mantarrayas,
los cangrejos se pudren en el hedor de las letrinas.
Los niños estrangulan las gaviotas.

Los cínicos extravían los ojos
en las latas de vino. Alguien ha perdido
la lengua rota (en los barquitos de papel).

Los escritores jinchos y los escritores mulatos
se tecan. La ciudad se ha podrido en los espejos.
Las vulvas…se ha llenado de alacranes.

II
Los escritores de San Juan se venden
Como putas negras. Trafican yerba
y trafican a Dios ateamente
debajo de los camellos de oro. La universidad se ha

podrido cocacolamente en las agujas mohosas.
El sida avanza como una noticia
Falsa de Claridad, como un villancico
oscuro en los zaguanes de San Juan.

¡Nadie existe y nada existe! Los profesores
copulas con las madres en el orco. Los
gatos blancos devoran las mariposas amarillas.

Los niños venden falos de madera. Dios está
pidiendo limosna en las esquinas, Y
las madres copulan con los marinos del orco.

III
Los poetas deberían ser aserruchados.
Los poetas deben ser enlatados como carne-beef.
Los poetas de los falos verdes, de los falos lilas,
picados, masticados, escupidos

pasaportemente deberían ser
arrojados, sodomizados junto
a las putas blancas del erebo.
¡Nadie cree en la nada y nadie cree en el ser!

¡Las madres lívidas están masturbando a los camellos!
Los gnomos están cantando el himno americano.
Los sarcásticos se han picado la lengua.

Los cínicos se han picado los glandes.
Dios tiembla de piedad contra el infierno.
¡Los poetas deberían ser decapitados!

Septiembre 2014, Puerto Rico

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2014/10/IMG_2161-717x1024.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2014/10/IMG_2161-300x300.jpgMónica OportoAutoresPoesíaYván SilénCínicos,Claridad,Poesía,Puerto Rico,San JuanYván Silén. LQSomos. Octubre 2014 La ciudad, de adoquín en adoquín, se ha podrido contra el cielo. Los muertos vigilan las murallas, los muelles y los trenes. Los escritores negros y los escritores blancos se tecan: los zorzales devoran los coquíes. Los cuatros, las mantarrayas, los cangrejos se pudren en el hedor de las letrinas. Los niños...Cultura Libre, Comunicación Libre