Mikel Itulain*. LQSomos. Junio 2017

Cómo hablar de Venezuela a personas tan “despistadas”, tan torpes o tan hipócritas que pueden incluso creer, o hacer que creen, los continuos disparates que se vierten en los medios de comunicación sobre ella. Así, si un manifestante lanza cócteles molotov o apaliza o golpea o incluso dispara a civiles o a la policía, se le califica de pacífico y, para colmo, que está siendo oprimido y perseguido de no se qué manera injusta. Si se cree esto, o se hace el paripé de creerlo, también se creerá que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, le habla a unas cuantas vacas en un establo; aunque, claro, esto no sea cierto y este haciendo y diciendo lo siguiente con fundamento y criterio:

Agachado, el presidente se dirigió a los jornaleros través del corral. Les dijo: “Yo quiero que voceros, líderes y productores del campo sean próximos diputados de la Constituyente. ¿Me van a acompañar? ¿Me van a apoyar en la Constituyente o ustedes quieren guarimba (piquetes violentos de la oposición)? ¿Ustedes quieren violencia? ¿Ustedes quieren muerte? Los que queremos paz y vida vamos a la Constituyente” (1).

Cómo iban a reportar los amanuenses del teclado que un presidente quiera que los campesinos y los trabajadores en general tengan voz y voto en las decisiones de la nación. Había que desfigurarlo y ridiculizarlo. La burguesía, tan clasista ella aquí y allí, no lo iba a permitir, y dueña como es de los medios de comunicación, les hace escribir a sus siervos de la pluma estas barbaridades e insultos a la dignidad de las personas y del periodismo.

...su presidente ha conversado con unas vacas –literalmente- sobre la Constituyente. La inverosímil conversación ocurrió durante una feria agroalimentaria para impulsar la producción nacional que se celebra en el complejo militar Fuerte Tiuna, Caracas (2).

En esta misma línea y disposición de falsificación y embuste iban otros diarios. Por supuesto, El País no podía faltar a su habitual y penoso mal espectáculo (3).

Ante tal estupidez y mala fe generalizada de los medios, es el lector mínimamente cuerdo, que pasa de vez en cuando por tales lugares de la desinformación y el mal gusto, el que pone las cosas en su sitio con un poco de lógica sensatez.

Como comenta un periodista de verdad, Luis Hernández Navarro, esta historia de manipulación mediática puede dar risa, otras provocan rabia.

Ese es el caso del joven violinista Armando Cañizales, de 17 años, asesinado el pasado 3 de mayo, durante una protesta. Armado había aprendido música en el emblemático Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela.“En un video se ve al joven músico desafiando a los antidisturbios -cuenta el periódico catalán La Vanguardia, crítico del gobierno venezolano-, brazos levantados, con el pañuelo tapando la cara y la máscara antigás colocada. Luego se le ve llevado en brazos hacia una ambulancia y se oyen gritos de ‘¡Armando! ¡Armando!’. “Mataron a un chamo de 17 años mientras Maduro bailaba”, tuiteó el diputado de derecha Freddy Guevara, quien horas antes había animado a los jóvenes a ser más atrevidos con la policía. El gas lacrimógeno no hace daño, dijo (https://t.co/5CXicrplvy) (1).

Los hechos mostraban y mostraron una realidad diferente. A Armando lo asesinaron los opositores utilizando proyectiles esféricos de 8 mm, similares a las postas que se utilizaban antes en España en la caza mayor. Pero no es un caso individual, un caso particular, los asesinatos de personas en las protestas son provocados en su inmensa mayoría por los opositores, que nada tienen de pacíficos ni de bien intencionados. Y esta es un constante de la represión en Venezuela, no del Gobierno bolivariano hacia sus rivales, sino de los mercenarios de la guarimba y de los Escuadrones de la Muerte, todos ellos pagados con dinero extranjero y de la oligarquía local. Pueden ver este historial de violencia en el país aquí: La violencia en Venezuela.

El 6 de mayo, Juan Bautista López Manjarrez, de 33 años, líder estudiantil de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Politécnica Territorial José Antonio Anzoátegui, le quitó la vida un atacante en moto. Lo asesinó por promover la Asamblea Constituyente. Apenas un día antes, Rexol Alexander Acevedo Navas de 32 años, dirigente del PSUV y operador político de Industrias Diana fue localizado muerto en la carretera Valencia – Güigüe, con tres heridas producidas por arma de fuego, al lado de su vehículo que había sido quemado. El 24 de abril, el Partido Comunista de Venezuela denunció en una rueda de prensa la ejecución de otros dos líderes populares revolucionarios: Jacqueline Ortega Delgado, de 48 años, dirigente del PSUV de Los Valles del Tuy, ultimada el 23 de abril, y el dirigente sindical de Rerrorino Smir Ramírez, del estado Bolívar (1).

Lo que ocurre en esta nación es lo que ha ocurrido en tantas otras donde ha habido una inversión de la pirámide jerárquica social, y los de la base, los trabajadores, tomaron cotas de participación y poder antes no existentes. Logrando quitar el lugar de exclusividad y privilegio a las burguesías, que no toleran ninguna igualdad de condiciones. Es un ajuste y equilibrio social, pero en el mundo del desequilibrio y la desigualdad lo justo se hace ver como injusto y al agresor se le presenta como agredido.

La realidad de Venezuela, bien mirada, no es tan compleja ni tan simple como por estos y otros lugares occidentales se quiere hacer ver. Aunque es meridianamente clara para aquell@s que todavía conservan cierto juicio y moral en sus cabezas. Combinación esta, de sensatez y ética, tan escasas en nuestro mundo de la política o de la labor informativa.Lo que pasa en Venezuela es lo que pueden ver si quieren verlo.

Pero la realidad es otra. Para comprender el origen y la naturaleza de la violencia que se vive en Venezuela hay que partir de un hecho verificable: allí está en marcha una estrategia insurreccional de la oposición y sus aliados extranjeros que busca derrocar a la presidencia democráticamente electa de Maduro, fomentando una fractura del Ejército y un eventual golpe de Estado, impulsando su aislamiento internacional y considerando incluso, auspiciar una intervención militar extranjera (1).

Ahora pueden mirar hacia otro lado y yo no les diría muchas cosas, pues es entendible no querer tener problemas que por opinar de tales temas se pueden generar. Eso sí, como me vengan con la oscura, sucia y culpable campaña de los medios, los voy a poner bien pronto en su lugar, que no es otro que el del lado pernicioso de la humanidad.

Ver:
La lucha de Venezuela por su democracia
– ¿Hacia la fase insurreccional abierta?

Referencias-Notas:
1. Luis Hernández Navarro. El presidente que le habla a las vacas. La Jornada. 18.05.2017.
2. Ludmila Vinogradoff. Maduro habla con unas vacas y les pide apoyo para la Constituyente. ABC. 7.05.2017.
3. Alfredo Meza. Un vídeo que muestra a Maduro hablando con unas vacas levanta polémica. El País. 8.5.2017.

* ¿Es posible la paz?
@MikelItulain

https://i0.wp.com/www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/04/caracas-maduro-1-loquesomos.jpeg?fit=640%2C480https://i0.wp.com/www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/04/caracas-maduro-1-loquesomos.jpeg?resize=150%2C150PunkAlboradasMÁS AUTORESVenezuelaChavismo,Nicolás Maduro,Revolución Bolivariana,Terrorismo de guarimbas,Venezuela bolivarianaMikel Itulain*. LQSomos. Junio 2017 Cómo hablar de Venezuela a personas tan 'despistadas', tan torpes o tan hipócritas que pueden incluso creer, o hacer que creen, los continuos disparates que se vierten en los medios de comunicación sobre ella. Así, si un manifestante lanza cócteles molotov o apaliza o golpea...Cultura Libre, Comunicación Libre
Share on Facebook0Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Reddit0Print this pageEmail this to someone