Guadi Calvo*. LQSomos. Noviembre 2017

El Reino Saudita, es uno de los regímenes mejor blindado por los intereses occidentales, vendedor por décadas de petróleo barato y comprador compulsivo de armas. Ha cumplido como nadie las órdenes de los Estados Unidos, acompañando al Departamento de Estado en infinidad de trabajos sucios. Entre las más evidentes destacan haber servido siempre como el gran obstáculo de la unidad árabe, arrastrando al resto de las monarquías del Golfo Pérsico a favor de Israel y en detrimento de los derechos incuestionables de Palestina, además de sostener financieramente a los movimientos de ultraderecha europeos a lo largo de la Guerra Fría, como al italiano Nuevo Orden, que atentó contra la Estación de Bolonia en 1980, dejando 85 muertos y 200 heridos. Aportó por “sugerencia” de Ronald Reagan 30 millones de dólares a la Contra Nicaragüense en su campaña terrorista contra la Revolución Sandinista. También financió a los muyahidines afganos en su guerra contra la Unión Soviética. Regó de mezquitas y escuelas religiosas con clérigos fundamentalistas el mundo islámico, llegando a instalarlas en muchos países europeos y en Estado Unidos, que ha funcionado y sigue funcionando como cantera de combatientes para las distintas organizaciones wahabitas, como al-Qaeda y el Daesh y todos los grupos tributarios que operan desde Nigeria a Filipinas. Reclutó y pagó mercenarios para el derrocamiento del líder libio el Coronel Gadaffi, operación a cargo del príncipe Bandar al-Sultán, durante 25 años embajador saudita en Washington. Lo mismo hizo con otros resultados en contra de Siria. La última de sus grandes trapisondas es la guerra contra Yemen, intentado evitar así la influencia de la República Islámica de irán en ese país, que a pesar de la bestial guerra asimétrica en dos años y medio el reino no han podido derrotar la resistencia houthís, con un enorme costo en muertos civiles que ya lo convierte en un genocidio.

El reino Saudita tiene en su territorio los dos lugares más sagrados del Islam, La Meca y Medida, el tercer es al-Quds (Jerusalén), de los que se sirve para extorsionar a los 1.700 millones de musulmanes que alguna vez tendrán que cumplir con su hajj (peregrinar), como uno de los más importantes testimonios de fe, para los seguidor de Allah. Ésta es una de las razones fundamentales por las que siempre ha conseguido salirse con las suyas en el concierto del Islam. Quizás sea la pérdida territorial de los santuarios en Siria e Irak del Daesh y el universal rechazo al genocidio en Yemen lo que ha convertido en un verdadero Vietnam para los sauditas, por lo que el despótico reino, hasta ahora incombustible, se ve obligado a lavar su cara, antes de tener que abandonar Yemen y pagar en tribunales internacionales el cargo por genocidio. El sábado cuatro de este mes el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, de 32 años, ordenó el arresto de unas 1.300 personalidades del reino en tan solo dos días, entre ellas once príncipes, cuatro ministros en ejercicio y decenas de ex ministros y miembros de la élite saudita, enmascarando esta maniobra de una lucha contra la corrupción, el único fundamento concreto en que se ha afianzado la familia real desde sus orígenes. Con este hecho además intenta dar una señal a su propio pueblo, donde ya existen bolsas de rebelión que tendría que ser apagada con grandes costos de sangre. En pleno golpe de efecto nada menos que un helicóptero, en el que viajaban importantes figuras del Régimen cayó cerca de la ciudad de Abha, provincia de Asir, la tarde del domingo.

Entre los detenidos se encuentra nada menos que el Primer Ministro libanés, Saad Hariri, después de haber anunciado su renuncia a su cargo por un mensaje televisivo desde Riad. Hariri permanece en el hotel Ritz de Riad en un limbo judicial, ya que al contar con nacionalidad saudita, no está exento de las leyes del país, además de tener una gigantesca deuda personal que se estima en unos 4.000) millones de dólares en el país saudí. Mientras, el líder del partido Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrallah, opositor de Hariri, tras su detención, denunció la nueva intrusión del reino Saudita en los asuntos internos del Líbano, donde claramente se ve la mano de Tel-Aviv.

El príncipe Mohammed fue investido de sumos poderes apenas que su padre el Rey Salman ocupó el cargo en enero de 2015, tras la muerte de su hermano el rey Abdalá bin Abdulaziz al-Saúd. El nuevo rey nombró a su primogénito ministro de Defensa, Secretario General de la Corte, Ministro de Estado y “para sus ratos libres” Presidente del Consejo para Asuntos de Economía y Desarrollo.

El rey Salman había designado como heredero al trono a su sobrino Muhammad bin Naif bin Abdulaziz al-Saud, quien ostentaba el cargo de heredero forzoso. A pesar de ello, Salman lo destituyó en junio último para nombrar a su hijo.

Sin duda son responsabilidad del actual príncipe heredero las agresivas políticas que ha tenido la casa Saud desde su asunción como la guerra del Yemen, la crisis con Qatar y el intentó de afianzar una alianza militar islámica antiterrorista, lo que debe entenderse abiertamente como una alianza anti chií, fundamentalmente anti iraní y la nueva injerencia en el Líbano.

Las detenciones fueron organizadas por un nuevo organismo anticorrupción, encabezado por el Príncipe Mohammed bin Salman, y guardadas como el mejor de los secretos de Estado, por lo que sorprendió, no solo a las víctimas de dichas detenciones, sino también a altos estamentos del gobierno, la sociedad saudita y a opinión pública internacional. El nuevo organismo anticorrupción tiene el poder de emitir órdenes de arresto y prohibiciones para viajar además de confiscar propiedades sin demasiadas pruebas de nada.

Entre los detenidos se encuentra nada menos que el príncipe Walid ben Talal uno de los hombres más ricos del mundo, y embajador secreto del reino ante Israel y Alwaleed bin Talal, un príncipe multimillonario con importantes inversiones en empresas como Apple, Twitter, Citygroup y Euro-Disney.

Sheikh Saud al-Mojeb, el fiscal general del reino, declaró que la importancia de los detenidos no influiría en la aplicación de justicia. Mientras, fuentes informativas avisaron que las investigaciones y por ende las detenciones continuarían. Por otra parte se investigan las responsabilidades por las inundaciones de la ciudad portuaria de Jeddah, situada en el mar Rojo, que dejaron 123 muertes en 2009 y el brote del Mers (Síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) que estalló en 2012.

Las detenciones y esta inédita lucha contra la corrupción parecen formar parte de una campaña de posicionamiento político del príncipe heredero, que para cuando llegue al trono. El rey tiene 82 años, y ha postergado las aspiraciones de importantes miembros de la familia Saud, por lo que podrían operar en su contra.

Por su parte el rey Salman relevó a jefes de la Guardia Nacional y la Armada, una decisión altamente sensible dado la guerra que el reino mantiene en contra de Yemen.

Wahabismo y terrorismo

Esta jugada desesperada de Riad anunció, tenuemente, que intentará despegarse del wahabismo, la versión más rigorista del Corán, a la que adhieren todos los grupos terroristas de origen islámico y que rige cada aspecto de la sociedad saudita. Dijo que lo haría para reorganizar el país y hacerlo más presentable a la opinión pública internacional, cuya familia real y allegados viven en un libertinaje en un grado de ostentación repugnante, dilapidado fortunas cada noche en casinos y cabaret de Europa. Durante sus recientes vacaciones en Marruecos el rey Salman gastó cien millones de dólares, al tiempo que uno de sus hijos compró un yate de 500 millones de dólares. Mientras obligan a los casi 33 millones de súbditos del reino a vivir bajo normas sociales del siglo XII. El reino ocupa el último lugar en el mundo en transparencia presupuestaria.

Como una gran medida para liberación de la mujer fue anunciada a bombo y platillo, a las que se les permitirá conducir automóviles. Por contra, en marzo último el príncipe Faisal bin Mishal bin Saud, inauguró el Consejo de las Mujeres de la provincia de Qassim, acompañado de otros doce hombres y ninguna mujer. Son conocidas las frecuentes asistencias de delegaciones sauditas a diferentes congresos y simposios de temáticas absolutamente femeninas que están conformadas exclusivamente por hombres

Esta nueva situación en el Reino Saudita, sin duda desequilibrará las aspiraciones de muchos grupos terroristas a excepción del Talibán afgano, que gracias a opio consigue sustento propio. Ninguna de las muchas formaciones takfiristas tan conocidas con el Boko Haram, nigeriano, los somalíes de al-Shabbab, los egipcios de Wilayat Sinai y otros grupos que actúan en África, Medio Oriente, Asía Central y el Sudeste Asiático, perderán su fuente de financiación.

Esta jugada saudita, beneficiará directamente a Israel, es decir a los Estados Unidos, para que nada de la política exterior saudita cambie radicalmente y se mantenga como un estilete contra Irán. Política que ahora es también contra Rusia, a pesar que el príncipe heredero Mohammed bin Salman, se hunde en el Vietnam que él mismo ha creado en Yemen, sabiendo que Washington sigue siendo el único que cuenta con medios para rescatarlo.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional
Asia global – LoQueSomos

http://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/11/Yemen-el-Vietnam-saudita-LQSomos.jpghttp://www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/11/Yemen-el-Vietnam-saudita-LQSomos-150x150.jpgLQSomosAsia GlobalMÁS AUTORESArabia Saudí,Cólera,Estados Unidos,Guerra silenciada,una pequeña guerra mundial,YemenGuadi Calvo*. LQSomos. Noviembre 2017El Reino Saudita, es uno de los regímenes mejor blindado por los intereses occidentales, vendedor por décadas de petróleo barato y comprador compulsivo de armas. Ha cumplido como nadie las órdenes de los Estados Unidos, acompañando al Departamento de Estado en infinidad de trabajos sucios....Cultura Libre, Comunicación Libre