Mónica Oporto*. LQSomos. Mayo 2017

Argentina retrocede en cuatro patas

El cambio llegó, el cambio proclamado a los cuatro vientos, es un cambio paradigmático. Todo lo que pueda ser cambiado, será cambiado.
De la política de Derechos Humanos como política de Estado a la política de impunidad de delitos de lesa humanidad.
Convalidado por la Corte.
Corte de mangas.
Corte de lesa impunidad que se hizo eco de aquella editorial del 23 de noviembre de 2015, a través de la cual los que verdaderamente gobiernan, le señalaron al presidente lo que había de hacer. Los que a la Justicia la llaman venganza. Así empezaron. Fue un acto de pornografía que continuó en otros ámbitos.

El presidente nombró por decreto dos jueces para la Corte.
Los cortesanos entraban por la ventana. Después del escándalo el gobierno del presidente que empieza con M y tiene 5 letras…. caramba, ¡qué casualidad, otro que cumplió el sueño de la mayoría automática a puro carpetazo y plato de lentejas! Al final la lista de senadores que votaron a favor de los dos cortesanos.

Por ese entonces se comenzó a “sincerar” la política de Derechos Humanos del nuevo gobierno de Cambiemos, “sembrada” poco a poco en los medios. Darío Lopérfido (por entonces Ministro de Cultura del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, gobernada por Cambiemos) dijo aquella frase chicanera, por una parte cortina de humo para mantener a muchos y muchas discutiendo el número cuando, en realidad el hecho es lo significativo y extremadamente terrible y repudiable: secuestro-tortura-desaparición-muerte.
Siguieron instalando el tema. Al final (no del túnel de Michetti sino de la estrategia que estaban tejiendo) el objetivo es hacer desaparecer, paradójicamente, la política de Derechos Humanos nacida durante el gobierno de Néstor Kirchner y continuada durante las presidencias de Cristina Fernández.

En mayo de 2016 se conoció que Cecilia Pando fue “recibida” por el ministro (de Justicia, Garavano) para quejarse por las condiciones de detención de los represores. La reunión no fue difundida por el Gobierno. “Fue privada. No sé cómo salió el dato”, dijo a Página/12 Pando. Unos meses antes “el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, se reunió, en el predio de la ex ESMA, con integrantes del CELTYV (Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas), una asociación que defiende a los perpetradores del terrorismo de Estado”.

En agosto de 2016 el Presidente advirtió que en la Argentina hubo “una guerra sucia” y evitó pronunciarse sobre la cantidad de desaparecidos.
Afirmó que “no tiene idea si fueron 9.000 o 30.000 los desaparecidos” porque “es una discusión que no tiene sentido” y remarcó que “la mayor prioridad” del Gobierno son los derechos humanos del siglo XXI.
El primer día de mayo de este año, la iglesia mandó un mensaje de “reconciliación” para acercar a familiares de víctima del terrorismo de Estado y los militares que actuaron en el secuestro-tortura-desaparición-muerte de personas durante la última dictadura en Argentina.

Las entidades defensoras de Derechos Humanos se pronunciaron de inmediato. No hay reconciliación posible si no hay justicia, fue el mensaje claro y concreto.
Pero ¡qué casualidad! Ayer, 3 de mayo, la Corte se pronunció y dictaminó la aplicación de la ley del “2 por 1” al genocida Luis Muiña, que había sido condenado a trece años de prisión y estuvo preso poco más de nueve, por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-religioso-militar. La norma había sido derogada en el año 2001. La Corte dio el ejemplo de un fallo político extremo.
No al punto final.
No a la obediencia debida
No a la amnistía.
Justicia.

Hace unos días el presidente habló del consumo de pornografía en un hogar de ancianos. Un comentario de mal gusto, desubicado. Pero por sobre todas las cosas: desacertado. Lo PORNOGRÁFICO es lo que hace desde su gobierno y lo que hace SU corte de mayoría casi automática que conformó metiendo -primero- dos jueces por la ventana y luego, admitido el “error”, envió al Senado para su aprobación. Un presidente con un apellido de 5 letras que comienza con M. Macri=Menem. Ya lo dijo hace unos años: Menem es un “reconstructor” del Estado.
Son destructores.
Con esta medida ARGENTINA retrocede en cuatro patas.

El cambio de Cambiemos es un cambio de paradigma que incentiva y festeja que se pida mano dura y baja de edad de imputabilidad para los menores pero deja en libertad a los genocidas.

Dr. Luis Alen, sobre 2×1: “Este fallo forma parte de terminar con las políticas de derechos humanos” audio para escuchar acá:

Sí, el ministro de Derechos Humanos ya salió a dar su acuerdo con la aplicación del 2×1 para delitos de LESA HUMANIDAD, audio para escuchar acá:

* Miembro de la Asamblea de Redacción de LQSomos, desde Buenos Aires, Argentina. Autora de la reciente edición de “Historia popular de Buzarco III”
Más artículos de la autora
LQSomos en Red

Argentina – LoQueSomos
_ Imagen de “La Izquierda Diario”

https://i2.wp.com/www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/05/argentina-pornografia-de-la-corte-loquesomos.jpeg?fit=653%2C399https://i2.wp.com/www.loquesomos.org/wp-content/uploads/2017/05/argentina-pornografia-de-la-corte-loquesomos.jpeg?resize=150%2C150LQSomosArgentinaMónica OportoCambiemos,Crimenes de lesa humanidad,Derechos humanos,impunidad,Mauricio MacriMónica Oporto*. LQSomos. Mayo 2017 Argentina retrocede en cuatro patas El cambio llegó, el cambio proclamado a los cuatro vientos, es un cambio paradigmático. Todo lo que pueda ser cambiado, será cambiado. De la política de Derechos Humanos como política de Estado a la política de impunidad de delitos de lesa humanidad. Convalidado...Cultura Libre, Comunicación Libre
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest1Share on Reddit0Print this pageEmail this to someone